fbpx

Protocolo Moderno del Día de Acción de Gracias

Acción-Gracias-opt

Como cada vez adoptamos como nuestras más costumbres americanas: Baby showers, Halloween… Esta semana vamos dar algunos consejos de Protocolo Moderno sobre el día de Acción de Gracias. Pero para empezar, vamos a conocer un poco más esta tradición hablando sobre su historia:

El Día de Acción de Gracias, o Thanksgiving Day / Jour De l’Action de Grâce como ellos lo llaman, es una celebración tradicional de EEUU y Canadá, aunque tiene sus orígenes en tradiciones europeas y aborígenes. En EEUU se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre y en Canadá el segundo lunes de octubre.

En Europa, antes y después de los ciclos de cosecha se celebraban los festivales, con motivo de agradecer la buena cosecha o como homenaje al duro trabajo realizado. Cuando se conquistó América, como muchas otras tradiciones, se adoptó esta.

Aunque es una celebración religiosa, está considerada como una festividad laica en la que la familia y amigos se reúnen en casa para compartir un banquete donde el plato protagonista es el pavo asado. Normalmente, va acompañado de un relleno hecho con maíz y salvia. Se sirve con una salsa de arándanos rojos y como guarnición abundan las verduras como las judías verdes, el puré de patata o el boniato. Como postre, es tradicional el pastel de calabaza o de manzana.

Y como estamos “en plan moderno” hablaremos también del ya mítico desfile que las tiendas Macy’s realiza por las calles de Manhattan, Nueva York que atrae a millones de personas y donde son famosos sus enormes globos gigantes y las actuaciones de artistas invitados.

Y ahora comenzamos con los consejos y el protocolo moderno:

  • Invita a, al menos, un NO familiar para garantizar que todo el mundo se comporte y ayudar a que no salgan los genios. Invitar a alguien que no suela celebrarlo es una gran idea.
  • Evita los centros de mesa con flores. Las ramas, calabazas, piñas y hojas son más apropiadas para el otoño, no tienen aroma y además permiten la visión entre los comensales de la mesa.
  • Pon música ambiente, algo discreto y apropiado, a un volumen moderado.
  • No enciendas velas perfumadas ni incienso. La casa debe oler al pavo asado y al relleno.
  • Elegir una hora apropiada para la cena es esencial. Debe ser lo suficientemente pronto como para que los invitados no se acuesten recién cenados y tengan una indigestión y lo suficientemente tarde como para que de tiempo a preparar y cocinar todo.
  • Pide a las personas de mayor confianza que vayan un poco antes para pedirles que hagan de anfitriones con los invitados mientras tú terminas de preparar la cena. No pretendas estar terminando el acompañamiento del pavo, recibirles, servirles una bebida… Todo a la vez.
  • No debes vestir de fiesta, pero sí elegante. No es adecuado que habiendo preparado una cena durante horas, los comensales se sienten en pijama a la mesa.
  • Como anfitrión, sé claro si quieres que alguien ayude a cocinar, o bien llevando alguna cosa como hielo o bebida.
  • Y en el caso de que seas invitado, aunque el anfitrión te diga que no lleves nada, no llegues NUNCA con las manos vacías. Hay multitud de cosas que puedes llevar y aunque no las comáis esa noche, se guardan para otro día: fruta confitada, dulces, pan, vino…
  • Si llevas vino, no pretendas que se abra esa misma noche. A lo mejor los anfitriones tenían pensado un maridaje con un vino preseleccionado por ellos. Si os bebéis tu botella, genial, sino, no pasa nada.
  • Si tu aportación a la cena necesita un golpe de horno, avisa primero. ¡El horno es sagrado! Y puede interrumpir el plan que tenga el anfitrión con el horneado de otros platos que él esté elaborando.
  • Si invitas a gente muy dispar, protocoliza los asientos con cartelitos con los nombres y planificado de tal manera que fomente la conversación animada.
  • Las parejas deben ser divididas, los puedes sentar uno frente al otro, pero es preferible que no estén al lado.
  • Es un buen momento para llevar a una nueva pareja o nuevos amigos. Durante las fiestas de Navidad es más difícil que alguien “sacrifique” comer o cenar con su familia, pero Acción de Gracias es perfecto, pues es una celebración poco arraigada en España. Anima a tus invitados a que l@ lleven para conocerl@.
  • Si tienes muchos invitados, siempre puedes barajar la opción de reordenar los asientos para el postre, es divertido y así entablas conversación con todo el mundo.
  • Como anfitrión debes proporcionar tanto la bebida como la comida. Por eso piensa en un vino apropiado, cerveza para los que no beben vino, y algún refresco para los que no beben alcohol.
  • Asegúrate de tener infusiones. Después de una cena copiosa, ¡es muy importante!
  • Deja que los niños sean niños, que ayuden con algún plato sencillo, que vean alguna película cuando terminen de cenar o jueguen a algún juego de mesa.
  • Los anfitriones deben hacer un brindis al comienzo de la cena y dar gracias por lo que el año les ha aportado. Después se puede invitar a que los invitados participen también. Este es el verdadero significado de Acción de Gracias.
  • Los móviles son la némesis de la convivencia, deben usarse con moderación, incluso puedes colocar un cesto en una mesa del comedor donde se celebre la cena para que todos los invitados depositen sus teléfonos.
  • Es responsabilidad de los invitados informar a los anfitriones de las posibles alergias con antelación. No es grosero preguntar si un plato contiene algún ingrediente. Si estás preocupado por lo que puedes comer o no, siempre puedes llevar tu propia comida, siempre y cuando lo adviertas a los anfitriones.
  • Si alguien se está excediendo con el alcohol, ofrécele un vaso de agua. 😉
  • Si las conversaciones se desvían a disputas sobre religión, fútbol o política, intenta cambiar de tema.
  • La persona que tenga más habilidad para “trinchar el pavo” es la que debe hacerlo.
  • Si la mesa es grande, debes duplicar salseras, botellas y cestos de pan para que haya uno en cada extremo de la mesa.
  • Si hay algo que no sea realmente comestible, no pidas disculpas, simplemente ¡no lo sirvas!
  • La cocina es territorio sagrado. Ofrece tu ayuda, pero si no te asignan ninguna tarea, deja a los anfitriones en esa zona y déjales espacio.
  • Por educación está bien que ayudes a recoger la mesa como invitado, pero debemos evitar levantarnos todos a la vez rompiendo el hilo de la conversación.
  • No empieces a lavar los platos inmediatamente después de la cena. Disfruta de la sobremesa o tus invitados sentirán que la velada ha acabado.
  • Seguramente tendrás un montón de sobras. Puedes hacerte con recipientes desechables para repartirlos entre tus invitados, además, cuando se los des puede ser una sutil indirecta de que es hora de volver a casa.
  • Da las gracias por venir si eres el anfitrión y las gracias por la cena si eres el invitado.

Author Silvia

Diplomada en protocolo y Organización de eventos. Más de 3 años de experiencia como Event Manager, Wedding Planner, y 2 años de ejecutiva de cuentas de trade marketing

More posts by Silvia

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply